Educania - Despierta tu imaginación

.

.

Cuando yo Soñaba un Mundo al Revés
   07/06/2019 08:20:13    0 Comments
Cuando yo Soñaba un Mundo al Revés

Título:  LO QUE NO VIO CAPERUCITA ROJA
Editorial:  LUIS VIVES
Autor:  MAR FERRERO
Ilustrador:  MAR FERRERO

Reseña escrita por :  ROSA BARCELONA

Un día Caperucita iba camino a casa de su abuela con una cesta de comida, pero en el camino sucedió algo que nadie se esperaba. ¿Qué pasaría si la historia de Caperucita Roja la contara el lobo? ¿O la abuela? ¿O los animales del bosque? Al fin y al cabo todo se cuenta según el cristal con que se mire”.

Pues lo que realmente ocurre es que un cuento de lo más disparatado ve la luz, y es que ¿Quién nos asegura que el lobo es feroz y malvado y quiere comerse a Caperucita y la abuela? ¿Por qué no apostamos por un ser peludo y maloliente que busca trufas por el bosque y que se le hace la boca agua con el chorizo que lleva Caperucita en su cesta?

Es esta una divertida historia narrada desde cuatro puntos de vista (nada como diferentes perspectivas para hacernos una idea real de los hechos); Caperucita, una niña que adora el rojo, emprende el camino hacia la casa de su abuela para hacer el recado que le ha encargado su madre, favores que se niega a hacer su hermana mayor, una adolescente conflictiva, cuya edad soportan todos los miembros de la familia, sobre todo la conocida protagonista.

Por un lado, en el bosque, mientras Caperucita disfruta del olor y de la frescura del mismo, se tropieza con un bicho peludo que huele a demonios y con el que se pega un susto de muerte. Por otro lado, el lobo, desde su perspectiva, siente a una niña vestida de rojo que se abalanza contra él. Éste, asustado, pues la mayoría de humanos se empeñan en atacar a los lobos, piensa en robar el chorizo que se ha caído de la cesta que tan alegre portea la chica. Como es incorrecto el concepto que se tiene del lobo, éste se apiada y la ayuda, pero resulta que ambos personajes se han intercambiado sin querer las cestas, es por ello por lo que tradicionalmente se sabe que el lobo va a la casa de la abuela.

El camino hacia la casa es relatado por los amigables animalitos del bosque que le ponen una multitud de trampas al “lobo feroz”, pues sospechan de una posible acción malvada. Y de la llegada a la casa se encarga la abuela, dulce y sensible, como cualquier abuelita de cuento.

Mar Ferrero, autora de esta alucinante, a la par que sorprendente historia, asegura que se sirve de los cuentos clásicos para poder improvisar y darle rienda suelta a su imaginación. Este cuento, ilustrado por ella misma y editado por Edelvives, participó en un concurso sobre la adaptación de cuentos clásicos, impulsado por la editorial y en el que Mar recibió una mención de honor.

El estilo de la ilustración a lápiz acompaña perfectamente al texto otorgándole un cariz infantil y delicado que deleitará a los más pequeños, sin olvidar que a mitad de la historia se puede contextualizar de una manera ejemplar a través de una ilustración completa, que nos muestra todo lo que acontece en el cuento; el camino, la casa de la abuelita, el bosque, etc. También, es muy interesante e importante resaltar las divertidas imágenes que relatan el plan que llevan a cabo los animales del bosque para cazar al lobo y evitar su llegada a la casa. Éstos, aunque provocan en el pobre animal multitud de lesiones, no llegan a culminar su cometido, pues el lobo será socorrido por la abuela y, tras la llegada y confusión de Caperucita, tendrá lugar el final de esta disparatada aventura que concluirá con una inesperada visita a la óptica.

Share This Post :

Comments

Log in or register to post comments