Cuento de Navidad - Nocturna

head_pedro

 

 

AHORA QUE YA PASÓ NAVIDAD…

Cuando en 1843 el gobierno británico publicó un informe sobre el trabajo infantil, el escritor Charles Dickens, indignado por la gravedad de la situación de miseria y desamparo en la que se encontraban los niños que trabajaban en la industria textil, pensó en publicar un opúsculo en el que denunciaría las condiciones en las que vivían los que, en la época, se conocían como “medias fuerzas”, a saber, mujeres y niños. 

Con experiencia como periodista, había trabajado de cronista político en el Morning Chronicle, y conocedor del “proletariado” infantil, él mismo trabajó en una fábrica de betún cuanto tenía doce años, consideraba que podía dar un paso más en la divulgación de una situación de la que ya se había ocupado en alguna de sus novelas. Sin embargo, en lugar de un artículo periodístico decidió escribir un relato y su cambio de parecer nos ha legado “Cuento de Navidad”, una de las historias más conocidas del autor.

Cuento de Navidad. Charles Dickens

 

 

El protagonista de “Cuento de Navidad” es Ebenezer Scrooge un anciano avaro y egoísta al que sólo le interesa el dinero. En Nochebuena, tras permitir a regañadientes que su empleado tenga libre el día de Navidad y rechazar la invitación de su sobrino a pasar ese día con su familia, se marcha solo a su casa. Allí, recibe la visita del fantasma de su antiguo socio Jacob Marley, condenado a vagar eternamente cargando con los pecados cometidos en vida, que le anuncia la visita de tres espíritus, el fantasma de las Navidades Pasadas, el de las Navidades Presentes y el de las Navidades Futuras. Cada uno de ellos transportará a Scrooge a una época diferente de su vida. El primero le muestra episodios de su juventud cuando, aún no corrompido por la avaricia,  era capaz de sentir afectos y empatía. El segundo le muestra escenas del día de Navidad en el presente y cómo, por humilde que sea el lugar, se celebra la Navidad con alegría. Puede ver que, en casa de su sobrino, se piensa en él con compasión y que en la de su empleado, a pesar de la pobreza a la que le condena el mísero sueldo que le paga, son capaces de disfrutar ese día con lo poco que tienen. El tercer fantasma, el más oscuro, le muestra el futuro, su triste final y el sinsentido de su desdichada vida.

“Cuento de Navidad” es una historia de redención, de segundas oportunidades. También es un relato de fantasmas, de los que tradicionalmente se contaban en Nochebuena al lado del fuego. Nada más publicarse, en 1843, la novela se convirtió en un éxito rotundo con lo que su fin divulgativo se cumplió sobradamente. Pero “Cuento de Navidad” es mucho más que eso; Dickens, es sin duda, uno de los mejores novelistas del siglo XIX  y eso se pone de manifiesto en la construcción de la novela y en la creación de personajes que, trascendiendo el momento y el lugar en el que fueron creados, se convierten en universales. La repercusión de la obra, desde 1843, ha sido enorme. Influyó en la forma en que se celebraban las navidades y ha sido objeto de numerosas adaptaciones teatrales, cinematográficas….que demuestran su vigencia. En algunas de estas adaptaciones se ha cambiado el escenario, la época o el origen de los personajes pero manteniendo su esencia y su carácter.

Esta cuidada edición de Nocturna está ilustrada por el artista inglés Quentin Blake que consigue enriquecer  el texto con sus dibujos de trazo suelto y suave colorido pero, a la vez, enormemente expresivos. En tiempos de libros electrónicos esta exquisita edición de Nocturna Ediciones incrementará el deseo de conocer o acercarse de nuevo a esta estupenda novela.

 

 

 

Pedro García Camacho

Publicado en La Opinión de Murcia el 20 de enero de 2018.

"Cuento de navidad" en nuestra web.