Piara - Narval

head_kutxa

 

"Piara". Editorial Narval

 

Vivirla

 

“- Ángela, ven. ¿Sabes cuántos lechones va a tener esta cerda?

Negué con la cabeza.

- Lo menos catorce, así que alegra esa cara.

Levanté las cejas asombrada. ¡Catorce eran muchos lechones para una sola cerda! Él soltó una risotada enorme y puso en mis orejas el fonendoscopio.

- Para ti –dijo-, que sabes escuchar a los animales.”

 

Piara” es un libro tan especial como disfrutar de un día en el campo, uno de esos de tibio sol y viento fresco en los que te acomodas sobre la hierba a mirar el paisaje, respiras hondo y descubres que no necesitas nada más; tiene la adrenalina de saltar valle abajo, feliz, sin una explicación concreta; y también es la fatiga de subir las cuestas del pueblo, esperar algo que parece que no llega; es echar de menos y también es tropezar con el fango de la granja. “Piara” es alegre a pesar de los ratos tristes, real como la vida misma.

 

Ángela tiene todos los encantos de una niña salvaje aunque tenga casa y también familia. Convive con sus padres y tíos, siempre muy ocupados en mil tareas y ella prefiere pasar todo el tiempo posible en su auténtico hogar: el campo, junto a sus cerdos -Garrufo, Fermín, Romina-, a los que cuenta todo y que son sus únicos compañeros de juegos. 

 

Piara

 

El día en que Ángela descubre a otro niño en el pueblo su vida da un completo vuelco. Pedro acaba de llegar de la ciudad tras sufrir una triste pérdida y se convierte en una gran sorpresa para Ángela. Muy pronto ambos descubrirán que, aun teniendo una edad parecida, sus vidas son muy diferentes. Ángela animará a Pedro a compartir todas sus aventuras silvestres: conocer a cada uno de los cerdos de la granja, ver al pollo desplumado que su tía cobija en su regazo por miedo a que otro animal acabe haciéndole daño, jugar entre los increíbles objetos que se encuentran en la pintoresca tienda del pueblo, divertirse en la verbena popular o indagar entre las ocultas historias de amor que trae el cartero... A ratos, Pedro intentará contarle cosas de la ciudad, pero la mayoría de veces a Ángela le sonarán un poco a chino y también un poco aburridas.

 

Piara no es tan rosa como los cerdos de los dibujos animados (hay que estar preparados) pero sí puede ser un buen antídoto, como la horrible infusión de raíces de oreja de vaca que preparan Ángela y Pedro, con la que pretenden curar todos los males de la gente.

 

“ –Con eso cicatrizará enseguida. La oreja de vaca alivia las heridas.

Él sonrió. Entonces preguntó:

¿Y sirve para el corazón?”

 

Con amarillo y negro por únicos colores en su paleta, como entre la felicidad y la nostalgia, Patricia Mentola ilustra y da vida a la sonrisa de Ángela, a los paisajes y a los pequeños hechos cotidianos con los que consigue deslumbrarnos a través de sus acuarelas. Mónica Rodríguez es la creadora de esta historia íntima y profunda, al tiempo que divertida y llena de grandes descubrimientos acerca de la vida, la amistad y las primeras cosquillas que da el amor, muy recomendada para niñ@s a partir de diez/doce años. Una auténtica explosión de vida y esperanza.

 

“Y sigo sintiendo de manera confusa que la vida es cruel y también hermosa. 

Y que merece la pena, sin duda, vivirla”

 

Kutxa García

Publicado en La Opinión de Murcia el 14 de enero de 2017.

"Piara" en nuestra tienda online.