El pequeño jardinero - Pequeña Impedimenta

head_kutxa


El pequeño jardinero. Edit. Pequeña Impedimenta.


«Este era el jardín.

No parecía gran cosa, pero para su jardinero lo era todo.»

 

Con estas líneas Editorial Impedimenta estrena su nueva colección infantil La pequeña Impedimenta que debuta con una cuidada encuadernación para nostálgicos de la buena imprenta, lomo de tela y barniz sectorizado para iluminar las deliciosas ilustraciones de la portada. Estos son los pequeños detalles por los que los archivos digitales nunca deberían poder derrotar a los ejemplares impresos.

 

“El pequeño jardinero” es el libro que inaugura la colección y tan solo el segundo de la ilustradora británico-hawaiana Emily Hughes, quien el pasado año consiguió el Premi Llibreter 2015 con su primera publicación: “Salvaje”, que sorprendió a muchos lectores, por sus ilustraciones y por crear una fantástica historia anti-tópicos.

Pequeño jardinero


 

Aquellos que pasearon por las páginas de “Salvaje” no olvidarán a una desgreñada niña crecida en el bosque que es llevada a la ciudad y que, espantada ante tanta barbaridad, pone tierra de por medio para volver donde la naturaleza y la vida son una prioridad. De nuevo en esta ocasión, Emily Hughes trata el tema de la naturaleza y del esfuerzo vital que es necesario para defenderla. 

 

“El pequeño jardinero” es un libro repleto de diferentes lecturas, la más sutil podemos hacerla tan solo contemplando las fantásticas ilustraciones de un jardín exuberante e inmenso y de un enternecedor jardinero, minúsculo en medio de una frondosa vegetación que se alza mucho más allá de su cabeza y a la que trata de cuidar con todas sus fuerzas. David contra Goliat. 

 

El entusiasta protagonista y su inseparable mascota, un fiel gusano que le acompaña durante días, tardes y noches de trabajo en el jardín, son un ejemplo de perseverancia y constancia que regalan al dulce jardinero el mejor de los premios cuando descubre brotar una inmensa y preciosa flor. Lamentablemente, no siempre el esfuerzo tiene recompensa, o al menos no de la forma que esperamos. Y esta es otra de las formas en las que Hughes se rebela contra los clichés del libro infantil. La selva que arduamente cuida el jardinero no deja de marchitarse, mientras él agota todas sus energías y su bella flor comienza a desfallecer. 

 

El día en que el jardinero llega al límite de su esfuerzo, exhausto, decide lanzar un mensaje de auxilio que nadie podrá oír: “ojalá tuviera algo de ayuda”. 

 

Quizá porque los caminos del destino son azarosos o porque ciertas sinergias consiguen que un día aparezca ante ti abierta una puerta a la que nunca te atreviste a llamar, la bella flor que el jardinero cultivó y el trabajo que con gran esfuerzo había realizado acabarán convirtiéndose en todo un mensaje; el que hará despertar en otros habitantes las ganas de seguir cuidando de la flor y de todo el jardín, incluso cuando él no pueda. Nada como descubrir que muchas más es posible: with a little help from my friends. 

 

Emily Hughes certifica con este álbum su hueco en la ilustración infantil actual con valores como la defensa a la naturaleza, el esfuerzo y la constancia y una sagaz reivindicación de lo original por encima de los convencionalismos al uso. ¡Larga vida a está recién nacida “Pequeña Impedimenta”!  

 

 

«Este es ahora el jardín. Y este es su jardinero.

No parece gran cosa, pero para su jardín él lo es todo



Kutxa García

Publicado en la sección Libros de La Opinión de Murcia el 27 de febrero de 2016.

"El pequeño jardinero" en nuestra tienda online.