Papá Monstruo - @becedario Editorial

head_ana

 

El bueno de papá monstruo.

La escritora murciana Marta Zafrilla nos ha vuelto a sorprender con una divertida historia que nos ha gustado mucho por varias razones;

Una es porque todo lo que hace nos parece interesante y divertido y otra porque ha trabajado desde la perspectiva infantil el tema de la identidad y las diferencias entre iguales, como ella misma nos dice; la integración en esta historia funciona al contrario de lo que suele suceder   “Es la sociedad la que despierta la necesidad vital, no la familia la que se adapta a las costumbres, ya que éstas no tienen que ser mejores por ser imperantes. Lo importante es aceptar cómo eres y saber cómo quieres ser, sin importar lo que piensen los demás”

papa monstruo

 

Partiendo de esta base, os diré que Papá monstruo no es un monstruo cualquiera, es un monstruo bueno, y diréis, ¿Cómo un monstruo puede ser bueno?, pues sí lo es, y os contaré porqué:

Resulta que Papá Monstruo es un monstruo que va a ser padre, y como todo padre primerizo está nervioso, con dudas, preguntas…. ¡Quiere ser el mejor padre!

Todos le dicen que tiene que ser  feroz, pestoso, gruñón…,  pero él quiere ante todo ser un buen padre y un padre especial para su hijo. “Papá monstruo parte de la necesidad de mirarnos dentro  para ser conscientes de lo que realmente necesitamos, aunque eso signifique enfrentarse a opiniones y costumbres dominantes”, comenta la autora.

Así que cuando toca la hora de ir al parque con el pequeño Globb intenta defenderlo de los humanos, seres temidos y rechazados por los monstruos, aunque no se sabe muy bien porqué, Globb, que acaba de llegar y no está tan mediatizado por la sociedad y las reglas de Villa Monstruosa, no entiende que su padre intente espantar a los humanos, ya que con ellos se divierte y lo pasa muy bien, así que rompe a llorar. Comenta la autora” todos queremos ser felices, pero estamos pendientes de demasiados asuntos antes de escuchar nuestras necesidades reales, es precisamente en la crianza, donde más que en ninguna cosa deberíamos buscar la armonía”. 

La escritora, además, acaba de ser madre de su segundo hijo. Eso ha sido para ella una fuente de grandes cambios, le ha despertado la necesidad de mejorar y  ha dejado al descubierto sus puntos débiles, brindándole como no podía ser de otra manera las alegrías más intensas de su vida. Así que su monstruo tiene en quien inspirarse.

Por eso escoge a un monstruo como protagonista. “Es la metáfora que recoge todo lo que quiero ser con mis hijos, cuenta, la imagen de una sociedad que no da voz a los niños”, y aunque todos tenemos un monstruo dentro debemos alejar esos monstruos que no queremos ser para nuestros hijos.

Por esta razón Papá monstruo comprende que igual tampoco pasa nada por  jugar con los humanos, que no está tan mal, y que además lo están pasando en grande, nunca antes se había reído tanto. Cuando llegan a casa le cuentan a mamá lo sucedido, ésta al principio no lo puede creer, serán mirados mal por todos sus vecino, pero…,¿qué pasa si eso les convierte en una familia feliz?. Al día siguiente ella también irá a pasarlo bien…., eso hará que todos los  monstruitos de Villa Monstruosa quieran pasarlo bien, y se monta tal revolución en el pueblo que al final todos juegan juntos y revueltos.

Y en cuanto a la relación de  Marta Zafrilla con la ilustradora de su libro “Kelly Abanto”, la autora murciana asegura que: “con sus intensas y evocadoras ilustraciones, ha sabido crear un monstruo bonachón y cercano, terriblemente fétido, pero entrañable”; La historia estaba cerrada antes de ser dibujada, pero el colorido escogido es el ideal para el alegre texto, y por supuesto sin su paleta de colores, Papá monstruo no sería quien es.

 

Ana Sánchez

Publicado en la sección Libros de La Opinión de Murcia el 23 de enero de 2016.

"Papá monstruo" en nuestra tienda online.