Pequeño azul y pequeño amarillo - Kalandraka

head_pedro

 

Elogio del mestizaje. 

 

La edición de libros infantiles y en particular la de libros ilustrados parece gozar de una salud inmejorable si nos atenemos al número de ellos que se editan a lo largo del año. El hecho de que el público infantil sea el más fiel y de que el libro ilustrado, por sus características, se preste mucho menos a ser pirateado contribuye a que los editores apuesten por este tipo de libro álbum y a que, sobre todo en el último trimestre del año, sean multitud los títulos nuevos que podemos encontrar en las mesas de novedades. Esto, que en principio no tiene por qué ser negativo, puede coadyuvar a que se pasen por alto otros títulos importantes, convertidos ya en clásicos de la literatura infantil. Sobre éstos  parece que todo esté dicho y que poco más se pueda aportar y sin embargo corren el riesgo de pasar desapercibidos entre tantas novedades y de que, pese a su calidad reconocida y a su prestigio entre los expertos, no lleguen a quienes son sus destinatarios finales, los niños.

pequeño azul

 

 

“Pequeño Azul y Pequeño Amarillo” es uno de esos libros importantes y al igual que otras obras importantes parece haber sido el resultado de una casualidad. Su autor, Leo Lionni, cuenta en su autobiografía que el álbum surgió de la necesidad de entretener a sus nietos en un viaje en tren para lo que, de una revista ilustrada, recortó trocitos de papel de color y con ellos ideó esta deliciosa historia.

La historia que se narra no puede ser más sencilla. Pequeño Azul y Pequeño Amarillo son dos amigos. Un día la mamá de Pequeño Azul tiene que salir y él aprovecha para ir a casa de su amigo Pequeño Amarillo; al no encontrarlo en casa lo busca por todas partes y cuando por fin se encuentran se funden en un abrazo. Al abrazarse sus colores se mezclan y ambos se convierten en Pequeño Verde lo que provoca  que sus padres no les reconozcan. De las lágrimas de pena por ello vuelven a surgir separados pero un nuevo abrazo hace entender a los padres de dónde ha surgido el nuevo color y desde entonces juegan a mezclarse con otros colores para crear colores nuevos y diferentes.

Este libro álbum publicado en 1959 convierte a Lionni en uno de los precursores de este tipo de libros. A pesar de sus 57 años resulta claramente moderno por su estética minimalista. Es un collage de manchas de color irregulares sobre fondos planos que en virtud de la historia que se cuenta adquieren características humanas. Resulta sorprendente que con tal economía de medios se pueda, al final, decir tanto. El carácter abstracto de las figuras consigue que la imaginación infantil convierta esas formas en niños, montañas, casas, escuelas…componiendo una historia sobre la amistad y la inocencia.

Leo Lionni nació en Amsterdam en 1910. Descendiente de judíos sefardíes era hijo de un pulidor de diamantes y de una italiana cantante de ópera. Música y arte estuvieron presentes siempre en su infancia tanto a través de su madre como de sus tíos paternos artistas y coleccionistas de arte que le hicieron conocer las obras tanto de los maestros antiguos como las de la vanguardia. A pesar de que su formación académica no tuvo nada que ver con el arte, se doctoró en Economía Política, trabajó como director artístico en publicaciones estadounidenses a la vez que se dedicaba también a la pintura, la escultura o la cerámica. Su primer álbum infantil es “Pequeño Azul y Pequeño Amarillo” y para su creación se sumerge en su infancia y en su interés por el arte componiendo una obra sencilla, un mundo alternativo y mágico que conecta de forma inmediata con el niño. 

Una joya que ningún niño debería dejar de disfrutar.

 

Pedro García Camacho

Publicado en la sección Libros de La Opinión de Murcia el 16 de enero de 2016.

"Pqueño azul y pequeño amarillo" en nuestra tienda online.