La montaña de libros más alta del mundo - Algar

head_rosa

 

Leer nos permite volar


<< Abrid los libros, abrir las alas>> Arturo Córdoba Just.


<<Lucas estaba convencido de que había nacido para volar. Podía pasarse horas contemplando a los pájaros o siguiendo absorto las estelas de los aviones que cruzaban el cielo a lo lejos>>. Dedicaba sus días a construir alas de todos los modelos, tamaños o materiales, siempre persiguiendo un mismo sueño, el poder desplazarse a cualquier sitio sin necesidad de usar sus piernas. Pero, evidentemente, todos estos inventos fracasaban una y otra vez. A pesar de ello, Lucas no se rendía y cada Navidad escribía cartas a Santa Claus con el único propósito de que éste le obsequiase algún año con su idea de volar, es decir, con unas alas que realmente le permitiesen cumplir su sueño. También, era repetitivo el deseo que pedía cada vez que soplaba las velas que decoraban sus tartas de cumpleaños. Ese día, la madre de Lucas ayudó a su hijo desvelándole la posibilidad de volar sin alas o sin todos esos cacharros que se empeñaba en construir, así que le regaló para ello y, como obsequio de cumpleaños, un libro. Lucas, sin entender muy bien lo que su madre quería hacerle ver, lo abrió y, sin darse apenas cuenta, lo devoró sin más dejándose llevar entre sus páginas hasta acabar con él de un tirón.

montaña mas alta del mundo
Un libro siguió a otro y a otro, de tal forma que, cuando quiso reparar en ello, había acabado con todos los libros de la biblioteca que tenían en casa, así como con los que tenía su hermana. Lucas, una veces, se trasladaba sin cesar a múltiples mundo reales a los que nunca había ido antes, otras veces, imaginaba lugares ficticios que sólo se dibujaban entre las páginas de los libros.
Sin ser suficiente toda esta cantidad de lectura, sus vecinos, sus amigos, los amigos de sus amigos, los profesores y hasta el panadero de la plaza le prestaron sus más preciados libros, de tal forma que, cuando vino a darse cuenta, el jardín de su casa estaba completamente lleno de los mejores ejemplares de aventuras, ciencia ficción, etc. Con ellos formó una pila y sin pensarlo se instaló en ella. La torre era tan alta y sus ansias de lectura eran tan grandes, que dejó de bajar para comer o dormir, a pesar de que su familia intentó persuadirle. Su caso, tan extraño como sorprendente, se hizo muy famoso y hasta se habló de él en las noticias. Por todo ello, Lucas, siendo ya el niño más popular del planeta, cayó en la cuenta de lo que su madre quiso transmitirle con la frase “Hay otras formas de volar”.

 

 


“La montaña más alta del mundo” de la editorial Algar es el segundo álbum infantil que la ilustradora barcelonesa Rocío Bonilla publica en solitario, después del entrañable “Cara de pájaro” que fue su primer ejemplar, sorprende al lector más pequeño con esta alegre y divertida historia cuyo protagonista pretende convertirse en todo un referente para aquellos que no han caído todavía en las redes de la placentera lectura.


Este cuento es todo un canto a la imaginación, así como a la magia de leer. Rocío Bonilla nos invita a acompañar a este divertido chico en su viaje y nos lo hace fácil gracias a unas cuidadas y maravillosas ilustraciones que nos llevan al planeta del Principito o al mundo de Moby Dick, así como a recordar  la triste y fiera historia de King Kong. Así que si nunca lo has pensado y como ya dijo Orhan Pamuk << Cada vez que me veo en apuros entro en contacto con las historias, la fantasía. Y soy feliz>>.

Rosa Barcelona

Publicado en la sección Libros de La Opinión de Murcia el 12 de diciembre de 2015.

"La montaña más alta del mundo" en nuestra tienda online.